Aprende como adelgazar a través de mi experiencia.

¿Te quedaste con las ganas de saber si logré mi meta final? La fecha era hasta las vacaciones de Navidad.

Llegando a la fecha fijada

Yo rondaba los 60,5-60,2kg y una semana antes de irme vi en mi adorada báscula un fantástico 59,5kg !!!

Madre mía, un 5, un 5, un 5!!!!

Jamás en mi vida pensé poder pesar menos de 60kg, ni tan siquiera verlo.
Siempre había pensado que eso para mí era imposible y lo imposible se hizo realidad!!!

Por cierto si aún no has leído mi experiencia hasta aquí te dejo el enlace al inicio de mi historia para que conozcas mi evolución ?

Durante esa semana final, antes de irme de vacaciones, oscilé entre el 59,5 a 60,1, y justo en la víspera vi de nuevo mi adorado 59,5kg!!

META FINAL LOGRADA

Todos mis esfuerzos, constancia, perseverancia, mis estudios y observaciones sobre mí cuerpo, todo me funcionó, y dio su fruto!

La recompensa era una felicidad enorme, pero no se acabó aquí… Tocaba vacaciones. Y entonces…

¿Cómo hacer para no ganar kilos de rebote? Ganaría mucho? ¿Cómo lo hago?

Aprender a conllevar un proceso de adelgazar con vacaciones de por medio

Con 59,5kg mi porcentaje de grasa no era del 22%, creo que rondaba el 27-28% según básculas de bioimpedancia.

Pero ojito porque tampoco son fiables. Estos instrumentos guían pero no se puede uno fiar de ellos al 100%.

Así que me fui de vacaciones, aunque fui con la idea de intentar mantenerme en éstas fiestas. Así que…

 ¿ Cuál fue mi estrategia en estas vacaciones de prácticamente 2 semanas?

  • Planeé seguir con el ejercicio, para ir compensando los excesos que comiese demás.
  • Los días de fiestas verdaderos, esos decidí comer lo que quería, hasta quedar llena.
  • Los demás días fui controlando a ojo las porciones, de algo me habría servido llevar 7 meses pesando lo que comía.
  • Llevé también sacarina, mantequilla light y pechuga de pavo en lonchas
  • Haría desayunos más ligeros para así en la comida que serían más calóricas, compensar un poco el exceso de kcals.
  • También llevé mi báscula de pesarme, y me pesaba cada mañana como siempre.
  • Algunos días corría, otros caminaba, y otros hacía pesas.

Lamentablemente tuve un gran problema allá y me alteró mucho los nervios, debido a ello no me concentraba tanto en el ejercicio con lo cual no hice todo lo que tenía pensado.

Llegué a casa con 60kg o 60,5kg y en 1 día de comer mi comida y kcals de déficit volví a mis 59,5kg!

Para que veáis que si uno quiere SÍ que puede mantener, solo hay que controlar un poco: Si semanalmente tienes la costumbre de hacer un día de mantenimiento, donde una comida es libre,  pues en fiestas La Navidad es un día, y el Año Nuevo es pasado una semana, y los Reyes prácticamente otra semana después.

Si sólo te excedes esos días, aunque sea más de las calorías de tu mantenimiento, y los otros días comes como para mantenerte,  ten cuenta que hasta aquí estaba con déficit, y si acompaño con ejercicio para compensar los excesos, no hay por qué engordar.

La diferencia está en que esa fecha, se tiene la costumbre de ir pasando todos los días, y los de fiesta más aún, y ejercicio se olvida, o ni se practica… En éste caso todo suma y lo inesperado sería no aumentar de peso.

Se puede disfrutar igualmente, pero con moderación en la comida. De todas formas, lo que rápido se gana, rápido se pierde, igualmente al revés ojo!

Replanteamiento de objetivos- ¿Cuál es mi peso ideal?

Bueno, Año Nuevo, vida nueva, y en mi caso también cuerpo nuevo ajajajaj pero…

Quería seguir bajando para lograr ese 22% de grasa corporal, así que decidí bajar hasta los 57kg y ir viendo como me veía, además tuve en cuenta que empezaba la fase de guiarme más por el espejo.

El peso ideal suele ser el que te veas mejor dentro de hasta 10kg menos de lo que mides después del metro. Por ejemplo yo mido 1’63m, así que mi peso ideal se encuentra entre 63 y 53kg.

Para mi mi peso ideal sería el que me vise bien físicamente y lo más cercano posible a ese 22% de grasa.

La incidencia que había tenido en Portugal, se hizo grave, y tuve una época de demasiados nervios, rabia, que no me dejaban dormir tranquila.

Se me hizo imposible  hacer ejercicio intenso, porque de por mí ya iba muy acelerada. Tanto fue así que el 21/01/17 llegué a 57,2kgs y decidí entrar en fase mantenimiento.

Tenía un 25% de grasa corporal, pero me veía bien con ese peso, y no sé como me vería si adelgazase más. Batí mi récord 3kg o casi en apenas 15 días, para que veas los efectos de los nervios en algunas personas.

Pesar 50 y pico kilos, aún era para mí un sueño que me estaba costando ver que era real!
Pero lo disfruté muchísimo!

Mi última fase de bajada fue de 17kg (74’2-57’2) durante 6 meses! La fase mantenimiento la dejo para otro post.

Espero que mi historia te motive tanto como a mí me motiva tan solo leerla y recordar cada detalle y cada momento, aunque obviamente, a pesar de que a lo mejor te parezca larga, la he resumido bastante, los cambios son importantes detallarlos.

 

Mi evolución final

 

Evolución definitiva

Conclusión

  • Busqué apoyo, y a diario participaba en un grupo, y en un foro
  • contabilizaba lo que comía y hice experimentos de macros
  • me he observado, aprendido a conocerme y a escucharme
  • descubrí que puedo hacer mucho más de lo que pensaba
  • llevar la vida en equilibrio,
  • aprender a ser flexible cuando surgen problemas por el camino
  • que el ejercicio me hace sentir en paz conmigo misma, al mismo tiempo más fuerte, puedo disfrutarlo, y de hecho el hacerlo me anima
  • mi truco: no me he propuesto plazos, tan solo metas y disfrutar el camino, porque no es algo como bajar de peso y volver a la vida normal, no
  • vivía el día a día disfrutándolo
  • entendí que cada caso es un caso, y que por ejemplo lo que come mi marido yo no puedo comer lo mismo, él tiene unas necesidades, y yo otras
  • descubrí mi verdadera esencia la del equilibrio: Cuerpo y mente
  • Ah también me pesaba cada mañana, adquirí ese hábito en medio del camino.

Un apunte cuanto a lo de pesarse a diario: mentalmente sabía que de un día para otro el peso puede oscilar, pero así veía qué me podría hacer retener más, o menos, y me ayudaba a controlar mejor mis comidas.

Por ejemplo si x día pesaba 500gr más, por si acaso me ayudaba estar alerta y no salir de mi menú. A contrapartida si me pesase semanalmente y el día de pesaje pesase más me disgustaría muchísimo más.

Repito es importante empezar a conocerse para ver de qué manera se puede mejorar el proceso!

¿Y tú? Cuál es tu historia? Qué planes tienes para lograr tú objetivo?

Te atreves a dar el paso? ¿Qué beneficios ganas por cuidarte y sentirte en forma?

Cuéntame escribiendo en comentarios, estaré encantada de leerte!

O si tienes alguna duda o sugerencia no dejes de comentar aquí abajo o escribirme desde éste formulario.

Si te puedo ayudar en algo no dudes en contactarme!

Si crees que éste post te ha ayudado o puede ayudar a otras mujeres dale al like y comparte! 🙂