¿Preparada para empezar una alimentación saludable? Cuantas veces te ha pasado de querer empezar un programa para perder peso y lo vas procrastinando? O lo empiezas pero en 1 semana lo abandonas? Seguramente unas cuantas veces…

En este post te digo cómo hallar tú momento adecuado y lo imprescindible para lograr avanzar esa barrera.

 

¿Las excusas o la vida?

 

Seguramente te suenen estos pensamientos:

  • “Es que empiezo pero no tengo tiempo ahora para hacerlo bien”
  • “Paso mucha hambre”
  • “Tengo mucha ansiedad”
  • “No sé cómo hacerlo”
  • “Si encontrara unas pastillas que ayudasen…” La del millón…

Muchas preguntarán cual es el secreto… Pero el secreto resulta que es tu fortaleza mental , el entrenamiento de tu mente. Eso en conjunto con un aliciente, normalmente bajar de peso, y ejercicio hará que logres el éxito que buscas.

 

¿Cómo ganar fortaleza mental para empezar una alimentación saludable?

 

 

El cerebro es como un músculo que también puedes entrenar a base de repetirte las cosas una y otra vez.

Lo primero es que debes pensar en tu día a día, y las prioridades de este. Tienes que pensar como planificarlo mejor y tener huecos libres.

Una vez asumiendo esto debes mentalizarte que tú prioridad superior pasará a ser cumplir con tú menú sin comer más.

Acto seguido incorporar algo de ejercicio en tú día a día. Mentalízate que el ‘no me gusta hacer ejercicio’ es meramente una excusa que debe salir de tú mente.

Para que salga debes sustituirla por algo más aliciente como por ejemplo: sino hago ejercicio…

  • no voy adelgazar
  • se va alargar mucho más la cosa
  • ‘Si hago ejercicio’ terminaré con mejor forma física, o más curvas, etc.

Algo que de verdad te haga tener que hacerlo, pero empieza de menos a más.

 

Otro paso: el estrés

 

El mejor momento será sin duda cuando menos estrés tengas, cuando te sientas más relajada con tú día a día.

El motivo es simples, el estrés no ayuda a empezar nada. Ten en cuenta que para empezar algo nuevo inicialmente te conllevará un gran esfuerzo por tú parte. Si estás estresada sentirás que todo te costará más, es como agotar tu mente. En ese caso lo más probable es que acabes cediendo en alguno de los puntos más importantes del plan. Así que primero resuelve el tema del estrés.

Además eleva el cortisol, hormona que debes mantenerla a raya para una efectiva quema de grasa.

 

Anticípate a lo que viene

 

empezar alimentación saludable

 

Si entrenas tu mente para lo que vendrá, tendrás muchas más posibilidades de resistir cuando te falten las fuerzas.

Piensa:

  • los primeros días sentirás más hambre, pero es normal, es parte del proceso.
  • querrás comer otras cosas distintas a las de tú plan, y puede que nada saludables
  • Aún después sentirás hambre en ciertos momentos del día hasta que tu cuerpo se vaya habituando a la nueva alimentación.
  • Piensa que estás reeducando tu cuerpo y mente, así que impón tú los horarios, y no tus instintos

Lo mejor es buscar algún entretenimiento para esos momentos, algo que te distraiga, y verás después como el hambre se va. Si sabes que eso pasará y te preparas mentalmente resulta que cuando estés en ello tu mente será más fuerte para aguantarlo.

Si ya te vas conociendo apóyate de todo lo que sepas que te ayude. Por ejemplo beber agua habitualmente ayuda bastante a aguantar el ansiedad y hambre. De hecho muchas veces se confunde la sed con el hambre.

Estudiar algo que te entusiasme, ir a ver a alguna amiga, o llamarla aunque sea. si le das al cerebro algo más estimulante que la comida, lo lograrás sin sufrimientos, es que ni te percatas.

 

El ejercicio, la cruz de todas…

 

Si sabes que a la hora de hacer ejercicio sentirás pereza o que estarás cansada, sabrás entonces que será una barrera que tienes que avanzar.

Es una excusa para impedir que logres tu meta.

Debes pensar primero en tus fundamentos para hacerlo, te hablé de sus beneficios en ésta entrada , léetela y guárdalos muy bien en tú mente para que los recuerdes en los momentos críticos.

No sé si sabes que cada vez que nos toca cambiar la rutina, tenemos cierta resistencia a salir de nuestra zona confort, así que piensa que el superarlo te hará más fuerte.

Además será algo que sacas de tu conciencia. Pasar del pensamiento a la acción en realidad supondrá un alivio, dado que si fallas te quedarás con la culpa en tu conciencia, y la culpabilidad te acerca al fracaso. Huye de ello.

Para afianzarlo planifica unas metas. Por ejemplo semana 1 hacer x 2 veces, lo que estipules. La semana 2, 3 veces, y así sucesivamente hasta el objetivo que te propongas de ejercicio.

 

Planifica y organiza tú día a día con antelación:

 

No te sobrecargues con demasiadas tareas. Sí lo haces te estarás acercando al estrés, lo que es lo mismo que acercarte al rojo vivo, o precipicio.

Así que planifica las cosas del modo más tranquilo que puedas, con sus pausas de 15-30min para no forzar tu mente.

De ésta manera a la hora de sentir hambre, ganas de picoteo, hacer el esfuerzo de hacer ejercicio, antojos, etc, tendrás fuerzas mentales para resistirte.

Evita los entretenimientos que no ocupen de verdad tu cerebro, tales como ver la tele o tu serie favorita, o una película. Déjalo para el día de descanso, o el momento del día que sabes que no te dará por comer.

Identifica a qué horas sueles sentirte más ansiosa por comer.  Entonces piensa en algo que hacer, algún hobby que tengas…

Sal a dar un paseo, o reprime esos sentimientos ‘castigándote’. Por ejemplo obligarte a hacer 50-100 abdominales según tú forma física. Al final hasta lo agradecerás.

Otra opción muy divertida es poner música movida y bailar. Sé feliz y disfruta ese momento de vencer la tentación!

 

Planifica tus menús saludables con antecedencia

 

Si te haces mentalmente a tú menú más difícil será no cumplirlo.

Si trabajas y tienes poco tiempo para elaborar tus comidas, saca una mañana a la semana para preparar y/o adelantar el máximo de comidas que puedas.

Así también si llegas a la hora súper hambrienta, sabes que es solo calentar y comer.

Digamos que mentalmente son menos tareas, con lo cual es más fácil lograr cumplirlas.

Además, de ésta manera podrás hacer la compra de una manera mucho más consciente.

 

Busca compañerismo, principalmente para los bajones

 

Alguna amiga que quiera también empezar este cambio de alimentación, a cuidarse, y lo haga contigo. Podéis planear hasta caminatas juntas!

Buscar un foro como éste: www.ayudadieta.com

Apuntar tú día a día en un diario, apuntando también las sensaciones.

Aprender un poco sobre nutrición a lo mejor te ayuda a mantenerte más conectada con tú objetivo.

También puedes contactarme y que te añada a mi grupo de chicas del WhatsApp. En el compartimos sugerencias de comidas, planes, hablamos del día a día, aconsejamos, etc. Lo que se podría llamar una terapia de grupo ajaj

 

Y por último, pero no menos importante:

 

Asume el compromiso contigo misma

Si te preparas y asumes el compromiso contigo mismo de la constancia, organización y paciencia, ten por seguro que llegarás muy lejos!

Saludos y puños al frente luchadora! Recuerda que tú puedes!