Intuyo que si has aterrizado aquí es que quieres saber como tener una vida saludable. Ya sea por alguna enfermedad, porque quieres bajar de peso, verte más guapa, o sentirte simplemente mejor, seguramente ya lo hayas intentado sin mucho éxito. Sé lo que se siente por eso te cuento la raíz del éxito o fracaso, y cómo cambiarla para lograr el éxito.

En realidad los fracasos pasan porque no te haces la pregunta correcta.

La pregunta correcta que debes de hacerte a ti misma es: ¿ De verdad quiero tener una vida saludable?

Y pensarás ‘no veo por donde vás’

Verás para explicarte la verdadera esencia de todo esto, tienes que profundizar dentro de ti porque es donde radica toda la historieta! Tu mente es un secreto!

¿Me permites que te aconseje un té o un café mientras lees? Porque esto va para largo!

 

La diferencia entre ‘querer de verdad’ tener una vida saludable vs solo ‘me gustaría’

Una cosa es pensar me gustaría tener una vida saludable, otra decírtelo a ti misma, que de verdad quieres tener una vida saludable!

Porque el ¿Cómo? te lo iré explicando, pero de nada sirve decirte el cómo, sino quieres de verdad tener una vida saludable.

Debes desearlo con todas tus fuerzas de tu mente, con tu esencia, desde lo más hondo de tu corazón!

Por que sólo así estarás dispuesta a asumir un verdadero cambio mental, un nuevo estilo de vida, y lo más importante:

Asumir que en ésta vida nada se logra sin esfuerzo y constancia.

Si no estás dispuesta a sacrificar lo que ahora haces habitualmente, incluso ya en modo automático, no lo vas a lograr.

Lo más habitual es que una quiera tener una vida saludable para lograr bajar de peso y esas pequeñas decisiones que tomas día tras día, inconscientemente hasta, son justo las que te han llevado a este punto de incertidumbre sobre ti misma.

De no cambiarlas radicalmente, siento decirte que aunque adelgaces volverán a traerte a este mismo punto.

Nadie dijo que fuera fácil, pero por otro lado, de lograrlo sin esfuerzo… ¿ Tendría la misma recompensa para ti? ¿El mismo valor?

Sé que as veces la vida no es fácil… ¡Uff qué digo! No, as veces no, nunca es fácil, a qué si?

Lo solemos pensar siempre… Siempre que la vida nos depara un nuevo problema, un nuevo reto, que nos quita de nuestra zona confort, aquella en la que estamos tranquilitas…

Te está poniendo a prueba, y en la mayoría de esas veces la solución cuesta llegar, incluso puede acabar siendo la que consideras no ser la que te gustaría, ¿ a qué si?

 

La raíz del verdadero problema – Tu mente

Sip! La raíz del verdadero problema es tu mente sumada con los malos hábitos!

Lo gracioso de todo esto, es que en realidad, casi siempre somos nosotras mismas que causamos el problema mayor!

Nos hemos mal acostumbrado en la resolución de problemas, y esto lo digo desde un modo genérico, cualquier problema que nos depare el día, el problema mayor en realidad lo causa uno mismo.

Con esto quiero decir que el inicio del problema, llamésmole ‘X’, puede haber sido causa de otra persona, pero el cómo de gordo sea el problema, en realidad siempre lo define uno mismo, en el cómo dejes que te afecte!

Me refiero por lo tanto a las cosas que dependen exclusivamente de ti, y sólo de ti. ¡Tus pensamientos! Porque van a ser los detonantes de tus actitudes!

De ti depende el que te influya más, o menos, y a su consecuencia las actitudes sobre tú alimentación y día a día, las tomas tú…

Imagina que te han dado en el coche y no tiene seguro, o se dio a la fuga, y te llevas las manos a la cabeza porque ahora tienes el problema de que hay que arreglar el coche, y no tienes dinero para ello, etc.

Es ahí, en este punto exacto que empieza un remolino en tú cabeza que no te deja tranquila ni ver las cosas con claridad.

Lo único que piensas es ‘en qué momento salí yo de casa con el coche’ … ‘qué suerte la mia’…  Y es que encima reclamamos pero no movemos el culo para resolverlo ajajaj ¿A qué si?

Lo gracioso de todo esto es que después en los momentos libres, que generalmente es cuando o toca comer o pensamos en comida, lo que vas a desear es estar tranquila y no pensar en nada más, por lo tanto tampoco en ¿Qué cocino?, ¿Que alimentos elijo?, ¿Qué es lo más sano?

 

Mírate al espejo… y sé sincera

Y así entre problemas puntuales, el estrés del trabajo, la carrera de tu rutina diaria  y un millón de cosas más en las que obviamente, el tener una vida saludable, y con ello la prioridad de cuidarte, NO ESTÁN, te han traído a la consecuencia de que o no te sientes bien físicamente, alguna enfermedad que posiblemente si lo hubieses echo, ahora no la tendrías, o ir habiendo sumado kilos, de los cuales ahora que te miras al espejo, te preguntas como te has dejado tanto.

Sip, he pasado por ello, y lo veo a diario, y lo que sí te puedo decir, es que PÁRA DE LAMENTARTE Y BUSCA LA VERDADERA SOLUCIÓN

Tienes que asumir que el pasado, pasado está, no lo puedes cambiar. Pero el futuro sí, siempre y cuando actúes en tu presente: o sea HOY.

Para que ahora quieras tener una vida saludable es porque no haces lo que en realidad hasta sabes o tienes alguna idea de cómo, y aún así te has ido dejando, por pensar y actuar justo como te lo he descrito.

Pero lo más importante aún, es que aunque ahora empieces, sino cambias esos pensamientos y actitudes, vas a volver a este mismo momento, una y otra vez en tú vida…

Porque simplemente te has acostumbrado a enfrentar los problemas de esa manera.

A estar esperando que no te pasen, o que la solución llegue por si sola.

Pero no a enfrentarte a ellos, planteándoles cara. Diciendo que tú eres más fuerte que eso, y que no vas a quedarte tirada en el sofá lamentándote porque así no se resuelve nada.

Necesito que entiendas de una vez por todas que ya sea porque te has acostumbrado a reaccionar así, o porque de pequeña has visto que así se hacía. Pero te quiero hacer ver que el problema lo tienes tú.

Tú eres la que tienes que cambiar definitivamente, si de verdad quieres bajar de peso para siempre

 

Cómo recuperar la ilusión para tener una vida saludable

Quieres ser ¿fuerte?, ¿positiva?, ¿sentirte con energía?, ¿con ganas de dar la vuelta al mundo corriendo?, sentirte guapa y verte ‘a punta de cañón’?

Hummm me encantaría, pero no me veo capaz… no sé si podré lograrlo…

ejmmmmmmm (Sonido de campana cuando uno se equivoca) Pensamiento equivocado!

Claro que puedes mujer! Somos mujeres! Dios nos bendigo con más paciencia, porque solemos necesitarla, más que los hombres…

Tienes que pensar: ¡YO PUEDO, LO HARÉ!

Ejercicio práctico express

 

Quiero que cierres los ojos por un momento y retrocedas en el tiempo, a tu niñez y adolescencia, ¿la recuerdas?

Quiero que recuerdes cómo te sentías en esa época, cómo te veías…

Seguramente te sintieses más viva que hoy, más joven (seguro), con energía, con ganas de vivir, con ganas de correr el mundo, de probar cosas nuevas…

En definitiva, te sentirías más fuerte, poderosa, con auto-estima, con ganas de luchar por lo que entonces deseabas.

Y no sólo con ganas, sino que así lo hacías… y ¿Por qué?

En ese momento todo es nuevo para ti, no tienes la tranquilidad que después ganas con los años, o pereza según se mire, y simplemente no pensabas tanto, sino que ACTUABAS.

En conjunto con eso, está el torbellino de sensaciones que se siente en ese momento, y ese es el factor importante.

Después con los años, esa pasión se tranquiliza.

Entre eso y las responsabilidades, obligaciones, y rutina diaria, hijos y demás, simplemente te llenan tanto la cabeza con esas acciones de lógica y sentido común, que tu parte emocional la vas escondiendo y incluso ahogando…

No ahogues tu esencia

 

No puedes dejar que eso suceda, porque eso es lo que influye después en todo tú estado mental, y a consecuencia tus sentimientos, pensamientos y actitudes.

Sí quieres resultados diferentes, tienes que atreverte a hacer cosas diferentes!

No puedes pretender obtener unos resultados diferentes, si sigues con la misma dinámica que hasta aquí.

Mi objetivo es abrirte los ojos, abrirte el alma…

Que tires fuera todo lo que no te gusta de ti, o todo el daño que llevas dentro y que no lo sacas.

Que lo uses como potencia para luchares por lo que de verdad quieres y que pienses:  NO HAY LUGAR AL TAL VEZ, SINO AL SI DE VICTORIA.

Piensa en cómo de verdad quieres ser, que en realidad es como eres interiormente, en cómo te quieres ver (pero sé realista contigo no pidas milagros ehh).

Puedes pensar esto es una tontería no sé qué tiene que ver si solo quiero comer sano y bajar de peso…

Vale, se puede perder peso de muchas formas, pero yo quiero que tú logres más que eso.

Yo quiero que tú aprendas a luchar por lo que de verdad quieres. Por lo que de verdad te hará feliz. Te sientas VIVA en todos tus sentidos!

Te quiero ayudar a que sientas la plena armonía y equilibrio de cuerpo-mente sano y no sólo exteriormente y/o físicamente.

Quiero que tú vuelvas a nacer!

Porque todo está relacionado. El empezar a cuidarte te hará sentir que:

  • empiezas a recuperar la ilusión de cuidarte y sentirte bien.
  • Tú salud mejorará, y a consecuencia tu Alma fluirá, serás feliz y te sentirás más joven!
  • Además te sentirás más fuerte cuando surjan problemas.
  • Tú capacidad para resolverlos será sin duda más alta,
  • además no permitirás que te afecte tanto emocionalmente, lo que a la larga también se notará en tú alimentación,
  • tendrás más consciencia y entenderás perfectamente que los problemas no son excusas para comer mal,
  • y es que de echo NO LO QUERRÁS.
  • incluso, tú capacidad para hacer cosas que ahora mismo piensas que jamás las harás porque no puedes, puede que después te sorprendas a ti misma!

El ejemplo de mi cambio

Cómo ejemplo te doy el mio propio, antes de empezar a tener una vida saludable:

  • me sentía más débil, en todos los aspectos.
  • permitía que los problemas me afectasen más, llegando al punto de dejar que los problemas me llevasen a mí.
  • jamás pensé que algún día podría hacer push-ups
  • No me gustaba nada la idea de correr, lo veía súper aburrido, y no me veía tampoco capaz de ponerme a correr aunque fuese 20min seguidos.
  • me veía capaz de adelgazar sí, siempre que me lo propusiese, pero NO de lograr un sueño en éste campo, el de verme de verdad ‘delgadita’.
  • Mi energía y mi capacidad para actuar, nunca pensé que pudiese sentirme tan activa, tan viva…
  • y no creía en la conexión interior, la capacidad de escuchar tú cuerpo, y de aprender cómo funciona uno mismo según qué aspectos.
  • No me valoraba tanto como ahora Sí me valoro.

 

El camino a la acción: ¿ Estás dispuesta a sacrificarte hoy para volver a nacer mañana?

 

tener-una-vida-saludable

Si tú respuesta es SÍ ESTOY

  • Haz una lista de qué cosas no te gustan de ti: físicamente, actitudes tuyas, personalidad, hábitos, etc.
  • Qué mejorarías de ti, me refiero a todo no sólo por ejemplo ‘me gustaría estar más delgada’.
  • Después sé selectiva y realista. Sobresalta las que de verdad puedes empezar ya a mejorar.
  • Lista de cosas que te hagan feliz y puedas empezar ya
  • Haz un listado de como es últimamente tú conducta alimentaria. ¿Qué sueles comer habitualmente, horarios, cantidad aproximada aunque sea a ojo, si comes fuera, si es habitual o no y porqué. Por ejemplo ‘en la media mañana como estoy trabajando voy al bar y suelo pedir XX, al fin de semana voy a comer a casa de mis padres, y mi madre es la que cocina y hace XX’.
  • Actividad física la que sea Por ejemplo ‘cuando voy a trabajar voy a pie’. Mi trabajo me exige estar x horas a pie. lo que consideres estar en movimiento en tú día a día.
  • Sí tienes ya el hábito de ir al gimnasio escribe qué sueles hacer, intensidad, y tiempo que le dedicas.
  • Apunta deportes o actividades que podrías hacer ( calistenía, HIIT, caminar, correr, ciclismo, pesas, body combat, body pump, artes marciales, spinning, etc. Y donde lo harías.
  • Apunta: cuando te surge problemas ¿te aumenta el apetito o te lo quita? Analiza si interfiere en tú alimentación, por ejemplo: ‘Cuando tengo algún problema me da por comprar chocolate y me como media tableta’.

Con ésto quiero que empieces a pensar en que no estoy aquí simplemente para enseñarte a cómo bajar de peso, sino de verdad ayudarte a cambiar tú estilo de vida para que obtengas tu plena juventud!

 

La meta de tu vida, no corras

Tómate tú tiempo, este cambio de chip tarda lo suyo. No tengas prisa, los cambios de pensamientos y hábitos se ganan entrenando una y otra vez!

Tener prisa es como empezar a correr con la meta de 10km y no llegar ni a 3, porque simplemente te lanzaste al vacío sin trabajar antes para ello.

Lo bonito es que disfrutes el camino!

La mente humana siempre trabaja mejor con objetivos, metas, puede que bajar de peso sea una motivación alta, como a mi fue.

Mi meta final inicial fue llegar a los 64kg, mi máximo peso fueron 95kg, así que mi primer objetivo fue dejar los 90 atrás. Y así sucesivamente.

Es un error trazarnos el objetivo de la meta final sin más, si éste se va a hacer largo.

Es decir que si yo desde un inicio me dijese quiero perder 40kgs, mi mente automáticamente empieza a ver ese objetivo como muy lejano, y cuesta más dar el paso necesario.

Si a su vez me pongo de meta final 28, o directamente no me pongo aún una meta final, pero pongo objetivos más pequeños, dividiéndolo en varias fases, entonces el cerebro piensa distinto.

Es como utilizar un plato normal para poner la comida o utilizar un plato de postre.

Es un truco que a muchas personas va bien, sabes que tienes que comer menos, pero si pones tu comida en un plato normal estarás siempre pensando en que es poca comida.

Con esto aunque lo termines estando bien, no lo sientes y quieres ir a por más. Mientras que si utilizas un plato de postre, como este es más pequeño, queda lleno, con lo cual visualmente a tus ojos te hace pensar que tienes la comida suficiente.

Pues para perder kilos es lo mismo.

Cómo caminar en el camino hacía tu túnel

Busca fotografías que te incentiven a luchar por lo que quieres, o simplemente escribe en un papel con letra grande.

Después colocalo en un sitio bien visible, uno estratégico. Por ejemplo el armario ese que suele tener comida basura y al que sueles recurrir a menudo en x situaciones, o x momentos del día.

La fotografía puede ser tuya, una antigua en la que te veías bien, o de alguna persona que te guste su físico y te aliente a perseguir algo similar.

Yo siempre he sido rellenita. Quitando 2 épocas en mi vida, en la que mi peso era normal (64kg), la mayoría siempre he tenido sobrepeso (67-70kgs).

En mi caso mi incentivo fue buscar una chica, cuyo físico me incentivaba a luchar para lograrlo. La puse de pantalla de mi móvil. Como lo uso mucho, la vería constantemente.

Cuándo definas tus objetivos metas, tiene que ser como hacer una promesa a ti misma.

Piensa en cuantas veces a lo largo de tú vida has querido algo, o alguien te prometió algo…

Y al final no has podido lograrlo por causas ajenas a ti, porque en el fondo dependían también de otras personas.

Ahora piensa que por la primera vez en tú vida tienes la oportunidad de realmente lograr lo que quieres!

NO hay peros que valgan!

Depende exclusivamente de ti, y sólo tú decidirás si alcanzarás de verdad tú meta final o no. Todo está en tus manos!

¡Piensa en lo feliz que serás cuando lo logres! Y agarra de tal manera ese pensamiento que llévalo contigo siempre!

No tengas miedo a soñar, por si fracasas, sueña…

Mi único consejo es que vayas pasito a pasito, estableciéndote etapas realistas, esto es una carrera de fondo, y por el camino aprenderás mucho sobre ti misma te lo aseguro.

 

Listas imprimibles

Te dejo por ahora, y solo durante unos días, para que medites sobre todo, y hagas lo que te he pedido, te dejo además estos PDF para que imprimas y te animen a escribir todo lo que te he pedido.

¡Hazlos! No lo dejes para mañana porque tú vales mucho!

Haré una serie de entradas en las que explicaré como he adelgazado yo mis 39kg, sí has leído bien, he logrado perder un total de 39kg, incluso los 40, aunque este último no lo cuento porque fue debido a otros factores. Así que ponte atenta!

Recuerda que hace un ratito me dijiste que estabas dispuesta a sacrificarte hoy para volver a nacer mañana!

Hasta muy pronto Luchadora!

0